Punto por punto, el análisis sobre el nuevo protocolo para la vuelta a clases

0
Compartir

El Consejo Federal de Educación, que integran los 24 ministros de todo el país, aprobó este jueves la implementación de un protocolo sanitario complementario y de un «semáforo epidemiológico» para habilitar el retorno de las clases presenciales en aquellas jurisdicciones que no presenten riesgos ante el coronavirus.

Las autoridades educativas establecieron que se deberán tomar una serie de medidas adicionales al protocolo marco aprobado en el mes de julio que «permiten orientar a las jurisdicciones en la toma de decisiones, con información objetiva en relación al nivel de riesgo de contagio de la comunidad educativa, especialmente para áreas urbanas y periurbanas».

Esta reincorporación a las clases presenciales tiene el objetivo de revincular a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, aunque de un modo distinto al de clases presenciales antes de la pandemia.

Ante esa situación, ahora acordaron que se deberá cumplir con 9 puntos para analizar el retorno a las aulas.

Nuestros colegas Mariano Marconi y Pablo Callejón analizan punto, por punto, la viabilidad del retorno a las aulas en el país:

El protocolo complementario

1) Contar con representantes de educación en el Comité Operativo de Emergencia (COE) para la toma de decisión del reinicio de actividades.

2) Evaluar la forma de traslado que utilizarán los niños, las niñas, docentes y no docentes, para asistir a los establecimientos.

3) Contemplar la situación habitacional o niveles de hacinamiento de los niños, niñas y docentes y planificación de acciones preventivas.

4) Instruir adecuadamente al personal docente y no docente acerca de los protocolos que deben seguirse para minimizar los riesgos de transmisión durante el tiempo de permanencia en la institución, con planificación de monitoreos permanentes.

5) Tener los procedimientos detallados sobre cómo actuar ante la aparición de un caso sospechoso y/o confirmado de COVID-19 en la escuela.

6) Articular entre las carteras de salud y educación local para la detección de casos sospechosos, procurar la realización del diagnóstico de laboratorio a fin de dar una respuesta rápida y realizar el rastreo de contactos estrechos y su monitoreo.

7) Poseer un sistema integrado de trabajo intersectorial que permita identificar y dar seguimiento a problemáticas complejas como violencia, patologías de la salud mental, trabajo infantil, dificultades de los hogares para realizar aislamientos en caso de ser necesarios, entre otras.

8) Considerar estrategias para aquellos niños y niñas con factores de riesgo que no puedan asistir de manera presencial.

9) Abordar estrategias para aquellos niños y niñas convivientes de personas con factores de riesgo.

Commentarios

commentarios

Compartir

Dejar una respuesta