JOVEN DENUNCIA HABER SIDO DROGRADA Y VIOLADA EN UNA SALIDA AL BOLICHE

1
Compartir
Lucía Mañez, de 19 años, salió a el viernes 15 de marzo a bailar con unas amigas que hacía tiempo no veía. Quedaron de encontrarse en la entrada del boliche Factory y alrededor de las tres de la madrugada entraron al lugar. Ya en el boliche, se dirigieron al sector VIP del mismo, en donde, por llegar temprano o tener algún conocido, suelen regalar tragos gratis. Lucia aceptó un fernet que le ofreció un chico conocido de sus amigas, y desde ese momento ella afirma «no recordar más nada».
Dos horas después, Lucía se encontraba tirada en piso, cerca de la entrada del boliche. Seguía confundida y sin saber qué le pasaba. En una foto que le habían sacado una de las chicas, que hasta el momento era su amiga, se la puede ver mareada y con una mancha de sangre en la pierna.
Cerca de las 11 de la mañana Lucia ya estaba en su casa y comenzó a recobrar el sentido. Las chicas con las que había salido esa noche le contaron que uno de los sujetos que estaban con ellas la había llevado al depósito, luego la sacó del boliche y la llevó a otro lugar.
En entrevista con Telediario, la madre de Lucia, Carla Vizcarra, afirma que en ese lugar abusaron de su hija. «Ella tiene flashes nada más, pero se acuerda que aparecieron dos policías, que llegaron porque habían recibido una denuncia de gritos, pero como no podía hablar, el chico contestó que eran pareja y que no pasaba nada».
La madre de Lucía continúa con el doloroso relato de esa noche y asiente que a la salida del boliche su hija se reúne nuevamente con las chicas con las que había salido y que una de estas le quita el celular, «Lucía ya estaba ensangrentada y las amigas le sacaron una foto, tomandose todo a risa». La mamá no sabe porque las amigas tomaron ese actitud y reclama que hasta el día de hoy se ríen de lo sucedido aquella noche sin tomar conciencia de los daños que le ocasionaron a Lucía.
«Mi hija tiene signos de que se había defendido», así lo asegura el padre de Lucia, Cesar Mañez, que además manifiesta que el sujeto fue identificado y que ellos hicieron la denuncia correspondiente pero que «la justicia no actúa porque es hijo de un conocido gremialista de la ciudad».
Los padres, con un profundo dolor e impotencia, piden justicia para que el caso no quede impune «por mi hija, por los hijos de todos, esto no puede quedar así» expresa el Cesar Mañez.
La madre relata que su hija sufre daños psicológicos luego de aquella traumática noche «mi hija dormía con nosotros porque tenía miedo, no quería salir, esta con tratamiento psicológico porque siente pánico y tiene miedo que le pase algo por denunciar la situación».
CAUSA JUDICIAL:
Rosa Sabena, abogada de la víctima, señala que, al consultar con el Fiscal Fernando Moine, quien tenía en tratamiento la causa, remarca que le llamó la atención de que no hubiera una imputación por el hecho y que el fiscal remarcó que no había pruebas suficientes para imputar al joven denunciado. Ante esto, Sabena recibe las fotografías de Lucía de aquella noche, que fueron guardadas por su madre y asiente que «se ven claramente las lesiones» de la joven, pero que en el expediente, estas mismas fotografías se encuentran recortadas, lo que dificulta notar «la abundante sangre» y las marcas de «lo que es un evidente ataque sexual».
Sabena asegura que la causa se encuentra ahora en la Fiscalía del Dr. Daniel Miralles a la espera que se hagan las pericias correspondientes para imputar a la persona denunciada.

DENUNCIAS POR VIOLENCIA DE GÉNERO : LÍNEA 144

La entrevista completa:
 

Commentarios

commentarios

Compartir

1 Comentario

  1. Siento mucho la difícil situación que está pasando la familia Mañez Dios va hacer justicia con ese siverguenza como si no fuera hijo de una mujer .

Dejar una respuesta