Sin la movilización de otros tiempos, el paro del Campo emerge debilitado

0
Compartir

El paro de la Mesa de Enlace emerge muy diferente a la realidad del 2008. Sin el aval de Federación Agraria y con fuertes condicionamientos climáticos, la protesta aparece debilitada.

JAVIER ROTONDO

Con una Mesa de Enlace dividida, inicia el paro agropecuario dispuesto para los días 11, 12 y 13 de marzo. La Federación Agraria decidió no acompañar el plan de lucha, aunque algunas delegaciones del país podrían sumarse, revelando la interna que sufre la entidad.
A la fragmentación política se sumaron los condicionantes climáticos por el temporal que afectó a varias provincias argentinas y en particular, a Córdoba.
Desde el INTA Río Cuarto consideran que en Río Cuarto las condiciones productivas son «muy altas», aunque el pésimo estado de los camiones rurales afectará el traslado de la cosecha que comenzará «en 5 ó 10 días».
Las principales preocupaciones surgen en la cuenca lechera, desde San Basilio hacia el este. Hay localidades como Huanchilla, Bengolea y La Cautiva donde los campos acumulan hasta un metro de agua. Las consecuencias que se prevén no solo alcanzan el corto plazo sino el rendimiento de los suelos «para mediano y largo plazo»
El presidente de Cartez, José Manubens Calvet, precisó que en las zonas afectadas por las inundaciones se da libertad de acción a los productores “para comercializar lo que necesiten”, con el objetivo de intentar morigerar las pérdidas que están sufriendo.
Desde la Sociedad Rural de Río Cuarto, su presidente, Eduardo Bagnis, confirmó el apoyo a la postura de Cartez, para que los productores de las zonas afectadas por las inundaciones, que cubren a gran parte de Córdoba y de San Luis, queden en libertad para comercializar lo que consideren necesario, en los días de la protesta.
De todas maneras, Bagnis consideró que las razones para llevar adelante un plan de lucha están totalmente fundamentadas en la falta de respuesta del Gobierno nacional, no sólo en cuanto a soluciones para terminar con la falta de competitividad del sector y los problemas puntuales que sufren los lecheros y los productores de trigo, por ejemplo, sino también a generar un mínimo diálogo para buscar soluciones en conjunto.

 

Commentarios

commentarios

Compartir

Dejar una respuesta